La importancia del yoga en las empresas

By 25 abril, 2016Empresas, Yoga

EL YOGA COMO VALOR AÑADIDO EN LA EMPRESA

Muchas de las actividades laborales de hoy en día transcurren en una oficina sobre una silla. Permanecemos horas sentados delante del ordenador escribiendo o revisando documentación, haciendo llamadas, navegando por la red, y en ocasiones dejamos la silla para mantener reuniones en otra sala, en otra silla, o nos desplazamos a otras delegaciones, a otras oficinas, a otras sillas…

¿Qué nos pasa cuando trabajamos durante muchas horas en una misma actividad? Sin ser casi conscientes vamos acumulando tensiones que se reflejan en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo. Pueden aparecer dolores de espalda, especialmente en cervicales y lumbares, cansancio en piernas, patologías concretas como el síndrome del túnel carpiano (dolor en la articulación de la muñeca producida por el uso del ratón reconocida ya como dolencia laboral). Vivimos la jornada laboral con ansiedad y estamos de mal humor, sufrimos malas digestiones, dolores de cabeza, irritabilidad o falta de sueño. Nos sentimos mal y no acabamos de entender por qué.

Nos dicen: “tienes estrés”… pero ¿cómo solucionarlo?.

¿Por dónde empezar?

vive-yoga-trabajo

El yoga no es la solución a todos nuestros problemas, no es terapeútico en el sentido de que cura enfermedades, pero ayuda muchísimo en los procesos de mejora y cambio de hábitos además de ser una práctica fantástica como mantenimiento. Es decir, si estamos mal, el yoga colabora activamente con otras terapias y las complementa (sean analgésicos, fisioterapeutas, psicólogos…) ayudándonos a mejorar. Si estamos bien, el yoga nos ayuda a prevenir siendo un buen método de mantenimiento tanto físico como mental.

Uno de los principales motivos que damos cuando sabemos que deberíamos hace algo con nuestro cuerpo o nuestro estrés y no lo hacemos es la falta de tiempo. Si nuestras jornadas laborales son largas e intensas y al salir nos quedan aún muchas otras cosas por hacer (familia, casa, actos sociales… ) las oportunidades de cuidarnos y dedicarnos una rato son muy pocas. Si por el contrario esa práctica se incorpora en nuestro horario laboral (ya sea a primera hora del día antes de iniciar la jornada, al mediodia antes de comer, o a última hora de la tarde antes de marcharnos) las ventajas son muchas:

  • reducimos la ansiedad que producen jornadas intensas además de la culpa del no tengo tiempo para cuidarme
  • no hay excusas del tipo tiempo: no debo desplazarme a un gimnasio o un espacio concreto con el tiempo y coste que eso implica
  • no hay excusas del tipo espacio: hacer yoga no requiere de ducha ni de material muy específico como sería una bicicleta, unas pesas o el alquiler de una pista… tan sólo necesitamos una colchoneta y un poco de silencio
  • no hay límites físicos: el yoga se adapta a cualquier edad y a cualquier condición física
  • no sufrimos agujetas y es difícil lesionarse si se practica con un profesor cualificado. Nuestro cuerpo va ganando cada día fortaleza y flexibilidad, de forma progresiva, casi sin ser conscientes, sintiéndonos mejor, más estables y seguros/as
  • aprendemos a respirar, lo que nos ayuda mucho en momentos de conflictos laborales, puntas de trabajo, problemas de conciliación familiar…
  • mi mente va incorporando pautas de relajación que me ayudan a enfocar los problemas con mas serenidad y tomo las decisiones acertadas
  • la flexibilidad del cuerpo se traduce en flexibilidad de mente; la fortaleza física en autoestima
  • mejoran las relaciones con los compañeros con quien compartimos nuestro momento de yoga (aunque no coincidamos con ellos en otras cosas)
  • ¡y lo mejor de todo! lo que aprendemos es un conocimiento acumulativo que podemos seguir practicando en casa e incluso podemos compartirlo con la familia y amigos

Y a nivel de empresa hay otras tantas ventajas:

  • se reducen las bajas laborales con lo que eso supone en horas y beneficios
  • mejora el ambiente de trabajo y las relaciones entre compañeros
  • se optimizan resultados ya que quienes practican yoga ganan en concentración y memoria, son más resolutivos y pueden trabajar bien en equipo gracias a la tolerancia
  • todas las clases de yoga y meditación que impartimos son bonificables a través de la Fundación Tripartita

Si lo que has leido hasta hora te ha gustado sólo te queda otra cosa por hacer: probar una clase.

En Yogabiz nos desplazamos a tu lugar de trabajo para impartir las clases en grupo o de forma individual. Puedes ver qué tipo de yoga hacemos y los programas que ofrecemos en nuestra web. Iremos a verte para hacerte un presupuesto a medida y te daremos una clase de prueba sin compromiso. Podemos alquilarte o facilitarte material de calidad para la realización de la clase: cojines de meditación Luz de loto y colchonetas de distintos tamaños y grosores según el espacio del que dispongas… No hay excusas, si quieres hacer algo por mejorar tu salud y la de tu gente puedes hacerlo ¡practica yoga!.

One Comment