Mindfulness para recuperar la dignidad

By 10 enero, 2016Meditación

Recuperar la dignidad y esperanza a través del Mindfulness

En un reciente artículo titulado ‘‘Mindfulness’ en el albergue: un consuelo para los ‘sintecho’‘ se cuenta como en 2 centros de acogida de Madrid se practica el mindfullness. Como sabéis mindfulness significa atención plena. El origen de esta técnica lo encontramos en la meditación budista pero se adaptó en occidente libre de connotaciones religiosas.  En esencia se trata de tomar consciencia del momento presente atendiendo a nuestros pensamientos, a las emociones y sensaciones corporales que van surgiendo mientras centramos la atención en la respiración.

El gran alivio que produce en la persona se debe en parte a una condición básica de la práctica: es una observación que hacemos de nosotros mismos sin juzgarnos, dejando de lado el pasado y el futuro, conectando con nuestra esencia en el aquí y en el ahora. Por ello es muy esperanzador leer en este artículo como personas como David, Maria, Gustavo, Raúl que han perdido la estabilidad en sus vidas, que por diversas circunstancias se encuentran en la calle, con la autoestima minada y sin esperanza de futuro han encontrando en el mindfulness un momento para regenerar el amor propio. Se relajan, alivian la ansiedad y se encuentran consigo mismos descubriendo con alivio que sus circunstancias pueden no ser las  mejores pero que ellos son buenas personas, que ellos son honestos, que valen mucho, que se tienen a si mismos para volver a empezar.

Las expectativas que la sociedad nos impone: en el trabajo, con la pareja, como padres o hijos, son abrumadoras. Y a ellas se suman las expectativas propias, las preguntas que nos hacemos sobre dónde esperábamos estar y cómo estamos o si respondemos a lo que esperan los demás, la familia, las amistades, el jefe… Por eso la práctica del mindfulness es una puerta liberadora de ese tipo de ataduras o restricciones, simplemente porque nos recuerda quiénes somos, con afecto, sin juzgar.

En el artículo enlazado se cierra con una frase muy bella sobre los entrevistados: «La atención plena que se ha practicado les ha ayudado a recuperar su dignidad como personas. Algo ha cambiado en su forma de relacionarse con los momentos difíciles que tienen que afrontar diariamente».