TADASANA

By 23 marzo, 2016Yoga

Está considerada como la base de las posturas de yoga correctivo y evolutivo, puesto que sus principios de alineación y corrección, forman parte de la mayoría de las asanas que realizamos.

El primer gesto, coger la pelvis con las manos rotándola hacia el ombligo y alargando el cóccix hacia el suelo, es especialmente significativo y determinante. Este ligero ademan, desencadena los cambios que provocan el principio del estiramiento de nuestra columna lumbar.

En esta postura la base de apoyo y equilibrio son los pies y es de vital importancia dedicarles especial atención, dirigiendo nuestro peso corporal  a las puntas y empujando los empeines hacia adelante.

Activamos la faja abdominal y lumbar, llevando el abdomen hacia la columna vertebral y elevamos el tórax. Esta coordinación de movimientos sincronizados, ejerce un beneficioso efecto sobre nuestra columna dorsal, que siguiendo la trayectoria de la columna lumbar, crece y se alinea. Subimos los brazos llevando los hombros relajados hacia atrás y la corrección de la columna vertebral se completa, entrando la barbilla hacia el pecho, para facilitar el estiramiento de las cervicales.

De esta manera, prolongando nuestra coronilla hacia arriba, sentimos como nuestra columna vertebral crece en su trayectoria, desde el cóccix hasta el atlas, cumpliendo así, los principios de corrección y evolución, de esta poderosa asana.

One Comment

  • […] consigue caminar y estar siempre en Tadasana, la postura de la montaña. Puedes leer aquí como sea interpreta en nuestro sistema de yoga correctivo esta asana. Si permaneces en ella sin llegar a ponerte de puntillas, anclando bien los talones, […]